Translate

domingo, 2 de abril de 2017

PARA 2018, HACIENDA RATIFICA ALTA INFLACIÓN, MAYORES TASAS DE INTERÉS Y MENOS PAÍS PARA LOS MEXICANOS




Para 2018, Hacienda ratifica: alta inflación, mayores tasas de interés y menos país para los mexicanos.

  • Para Peña Nieto, no es una crisis sino una normalidad el lento crecimiento económico, endeudamiento, pérdida de patrimonio, pobreza, informalidad, incertidumbre social, rezagos que se acumulan, la violencia y la corrupción.
  • En los precriterios de Hacienda se contempla un crecimiento del PIB de 2 a 3%; tipo de cambio de 19 pesos por dólar; mayor recaudación de impuestos, menor inversión, alta inflación y más privatizaciones.
  • El esquema actual en el que se entrega el patrimonio nacional y se endeuda al país, es una completa irresponsabilidad del Gobierno Federal.
  • El gobierno de Estados Unidos busca un peso fuerte, para que sus empresas que operan en México no pierdan competitividad, pero que afectará a la mayor parte de los pequeños y medianos productores.
  • No es aceptable que Hacienda y Banxico persistan en una “solución” que después de imponer 20 años de estancamiento, desempleo y pobreza, obliga a la población a aceptar nuevas restricciones.


Los precriterios de Política Económica que presentó este 30 de marzo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, parten de un escenario amable para sus propósitos, de seguir imponiendo a la mayoría de la sociedad y a costa del patrimonio nacional, el “beneficio” de la estabilidad.



No les importa que esa estrategia, acompañada de aumentos en las tasas de interés que ya llegaron a 6.5%, deje fuera de sus “beneficios” a la mayoría de la sociedad, incluyendo a los pequeños y medianos productores agropecuarios e industriales.



Los consumidores y los productores enfrentan una inflación que no reconocen los funcionarios de Hacienda y de Banxico. La falta de inversión pública sigue frenando el crecimiento mientras los consumidores se ven obligados a pagar peajes y tarifas eléctricas y ahora hasta gasolinas y van por el agua, siempre en condiciones ventajosas para una minoría voraz de funcionarios, exfuncionarios e inversionistas privados.

Sobre todo, es un esquema que se basa en la entrega progresiva de partes del patrimonio nacional y endeudamiento, en decisiones irresponsables que terminarán por encarecer aún más la adquisición de bienes, como sucede con las gasolinas.



Desafortunadamente, como ya lo señalamos, después de más de 20 años de lento crecimiento, mínima generación de empleos precarios, informalidad, abandono de los sistemas de salud y educación y venta del patrimonio, ahora tenemos un país con pobreza, una deuda que supera el 50% del Producto Interno Bruto, corrupción y violencia propiciada por los mismos funcionarios, como se comprobó con el fiscal de Nayarit detenido en Estados Unidos, y sin recursos propios para salir adelante.



Efectivamente, el escenario de los Precriterios planteado por Hacienda es muy favorable para su estrategia de “estabilización” a costa de la paz social. Pero incluso en esas condiciones los resultados serían mantener la situación de incertidumbre y falta de alternativas sobre millones de mexicanos.



Lo más grave es que no es el único escenario posible. En su informe anual sobre el estado que guarda la estabilidad del sistema financiero en México y sobre las actividades realizadas por el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero, también de Hacienda y el Banco de México, destacan en sus conclusiones, que “durante el periodo que cubre el presente informe los riesgos provenientes del entorno externo se han intensificado para la economía mexicana y su sistema financiero”.



Y agrega que “al riesgo de que resurjan políticas proteccionistas se añaden otros asociados a la evolución futura de las políticas fiscal y monetaria en los Estados Unidos. En particular, la implementación de una política fiscal expansiva en ese país podría modificar las expectativas de inflación, ejercer presiones sobre las tasas de interés y acelerar el proceso de normalización de la política monetaria de la Reserva Federal”.



El problema está en que los funcionarios de Hacienda y del Banco de México se preparan para hacer frente a esas nuevas circunstancias, apretando aún más las condiciones de vida de los mexicanos y ofreciendo incluso parte del patrimonio nacional, apurando la venta de los recursos estratégicos del país con las Rondas para los yacimientos en aguas someras y creando las Zonas Económicas Especiales, y todo sin decir ¿Y qué sigue? ¿Cómo van a fortalecer al mercado interno? ¿Cómo van a compensar la pérdida de bienestar de la población?  Por cierto, promocionar como un “logro” el “descubrimiento” por parte de una empresa italiana de un pozo productivo en Campeche es sólo una muestra del servilismo con el que este gobierno entrega recursos que ya sabía que existían.



Por desgracia, en nuestro país, el Ejecutivo, con su enorme corrupción, cuenta con la sumisión de la mayoría del poder legislativo y del poder judicial.



Urge cambiar de estrategia económica y de régimen antes de que la destrucción que provoca la ambición del PRIAN y la minoría rapaz generalicen la condición de despatriados para todos los mexicanos.

Alfonso Ramírez Cuéllar, dirigente nacional de El Barzón
Alejandro Castillo Morales, integrante de El Barzón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario