Translate

viernes, 28 de abril de 2017

HACER EL BIEN, SE SIENTE BIEN FUNDACIÓN AYUDANDO DE CORAZÓN


Por Nina Núñez Salguero
¿ Cómo supo de la Fundación?  hago la pregunta una y otra vez a todos los que interesados en su vista acuden a la Fundación Ayudando de Corazón, no cabe duda que uno de sus slogans " Hacer el Bien Se siente Bien"   es aplicable a todos los que laboran en ella; unos contestan " me dijo mi compadre"  ¿De dónde viene?  me responde el hombre de manos recias, " Yo vengo de Tantoyuca" , acuden de todos los municipios vecinos, otros de Tecoxtempan II, de Poza Rica, Alamo, Tihuatlán, en fin... eso es bueno ya que demuestran interés en su propia salud.
Las personas acuden y son bien aguantadoras, pues el calor es intenso sin embargo,  el deseo de saber sobre el estado de salud  de sus ojos, los hace esperar hora tras hora, por fin llegan, el Dr. Pablo se ha tomado unos breves instantes para comer una torta, lo mismo hace Bernardo, pero no solo acuden a checar la salud de sus ojos, sino acuden a graduarse lentes, la visión cambia y es necesario adaptar los lentes a su nueva realidad.








Don Ernesto, uno de los pocos que conservan  la tradicional peluquería de antaño, más de cincuenta años en el oficio, ha visto pasar generaciones enteras por su negocio, y para poder peluquear bien, se fue a checar la vista.
Fernandito, un niño de ocho años, que padece catarata  "congénita",  las causas pueden haber sido variadas, pero logró  percibir la luz, y eso anima a sus padres y alegra al Médico Pablo, pues Fer, tiene posibilidades de recobrar la vista. El C:P: Silvestre Pastrana, nos explica  al grupo de pacientes que por un golpe que lleven los niños en la cabeza, los predispone a este padecimiento ocular.
Cabe mencionar que muchos educandos puedan estar en la misma situación que Fer, y eso basta para que no sea el alumno brillante que los padres pretenden que sea, el niño no podía ver la mano del Dr. a escasos diez cm. de distancia; no son pues malos estudiantes, solo tienen un problema que se debe atender a tiempo.
La señora  afirma ver muy bien, pero expone su deseo de no operarse su otro ojito, por ahora.
Por lo menos ha sido un regalo de luz,, para poder ver a sus seres queridos de nueva cuenta , con calidad en su visión.

Siempre con una sonrisa en la boca y desde luego en el corazón,  Luis Ernesto " Chato" López, el C.P. Silvestre Pastrana A. Oftalmólogo Pablo Alvarado G. y al centro Don Ismael Rodríguez M.
Asimismo escuchamos historias de quienes acuden a la Fundación, una de tantas narraciones fue la de una paciente que compartió con su servidora, un hecho triste de su vida, pues sabía que la glaucoma, es hereditaria y por tal razón acudía a una valoración, recordó con tristeza a su mamá, la cual padecía de glaucoma y ya no veía, su señora madre al estar cocinando metió las manos al aceite hirviendo; esto hizo reaccionar a toda a familia dando la  debida importancia a ésta enfermedad hereditaria y poniendo el remedio a tiempo, para tener así una calidad de vida.

Cuando se hace el bien, convencidos de que es el camino correcto,  no se siente el cansancio, frío, calor, hambre, el interés mostrado por las personas, es genuino porque perciben el sentimiento de solidaridad, ya que las operaciones son a bajo costo.
Todos recuerdan al Dr. Jairo Sánchez Uriegas, Médico Cirujano Oftalmólogo, Director General de Oftavisión , mismo que ha realizado  las cirugías a muchas personas que hemos acudido hasta él,   entre los cuales me incluyo.

Gracias a la Fundación Ayudando de Corazón, al Médico Cirujano Jairo Sánchez  Uriegas y a todo su equipo de trabajo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario