Translate

jueves, 29 de septiembre de 2016

PARLAMENTO VERACRUZANO INEDITO Y DE ESPERANZA

PARLAMENTO VERACRUZANO INEDITO Y DE ESPERANZA 
Uriel Flores Aguayo 

Las elecciones del pasado cinco de junio produjeron alternancia en el puesto del Ejecutivo (Gobernador) y una composición plural del Congreso (Legislatura); el próximo poder Legislativo tendrá una correlación inédita, donde el PRI pasa a ser minoría aun con sus aliados; si se ponen de acuerdo las fracciones de MORENA, el PAN y el PRD  pueden darnos a los veracruzanos un Congreso autónomo y eficaz, mostrando la labor digna y libre de los diputados, rescatando su papel de verdaderos representantes populares. Refundar al poder legislativo es vital para que contemos con una división de poderes, desconocida en Veracruz, y un autentico Estado de Derecho. La falta de autonomía del Congreso ha producido daños inmensos a las finanzas de Veracruz, degradando sus instituciones y volteando la espalda a la ciudadanía en su clamor de justicia. Los retos de los nuevos diputados son mayúsculos, tienen que ver con el restablecimiento de la legalidad, la aplicación de la justicia y la recuperación de fondos públicos, entre otras tareas de gran alcance. En esta ocasión podremos contar con un parlamento del que aprendamos, que estimemos y del que nos sintamos orgullosos. 

Cuando hablamos de un discurso nos estamos refiriendo a un mensaje público que puede ser oral o escrito pero tiene un significado más amplio como un sistema de ideas referido a ámbitos diversos pero con vinculación esencial en la actividad política. El Parlamento es la Cámara o la Asamblea legislativa en sentido genérico, adoptando distintas denominaciones de acuerdo al país de referencia; la palabra parlamento proviene de "parlament", expresión Francesa que significa "parler"-hablar, por eso parlament es una charla o un discurso. Siendo el poder legislativo una Asamblea su rostro y sustancia es el discurso, la deliberación y el debate; el reto es hacerlo bien, con sustancia, con nivel democrático y resultados palpables para los ciudadanos. Al ser inédita la composición de la próxima legislatura se exigirá más a los diputados, teniendo que aprender rápido y adoptar un discurso novedoso. Todos deben participar en los posicionamientos para justificar su pertenencia a ese poder pero hacerlo con altura, con ideas y argumentos, inaugurando formas que si sean frescas, que relancen la figura del Diputado, hoy tan irrelevante y desprestigiado. 

El nuevo discurso parlamentario tendrá que ver con una composición plural y una relación de respeto y equilibrio con los otros dos poderes, sobre todo con el Ejecutivo de la alternancia que llega plenamente legítimo y con espíritu democrático. En ese sentido los diputados de la LXIIII Legislatura serán una revelación para bien o para mal, sin poder perder el tiempo en la paja y la ocurrencia; serán muy exigidos por una sociedad critica e informada, debiendo tomar en cuenta que su periodo se reduce a dos años. Serán bien valorados y superaran la prueba si se preparan, cumplen con su papel y muestran calidad política, cultural y parlamentaria. Antes, todavía se puede ver en la Legislatura que termina, los diputados podían decir cualquier cosa o no hablar porque no los tomaban en cuenta, se burlaban de la disidencia o, de plano, la mayoría se comportaban como empleados del Ejecutivo; eso cambia, ahora habrá que subir el nivel, fijar posturas claras, desempeñarse a fondo, ser un verdadero parlamentario y representante popular; la mayoría de Diputados que han desfilado por el Congreso veracruzano han pasado sin pena ni gloria, en el anonimato y representándose así mismos. 

El PAN  y el PRD cuentan con 22 legisladores, si mantienen su alianza, como seguramente ocurrirá, se constituyen en la fuerza principal que no alcanza la mayoría simple por si sola pero con condiciones para hacerlo en  un acuerdo amplio o parcial con otros diputados; estas fracciones tienen el mandato de la plataforma electoral planteada por la coalición que resulto mayoritaria en la elección respectiva, lo cual los compromete con un proyecto de "rescate" de Veracruz. MORENA alcanza 13 legisladores, es decir, cuenta con una fuerza significativa que la compromete a impulsar medidas democratizadoras, a integrar comisiones internas y participar de nombramientos claves del Congreso; sería un error grave si adopta una postura testimonial o de bloqueo al Gobierno de la alternancia, está obligada a responder a sus votantes y a los veracruzanos con resultados concretos. La coalición y MORENA tienen la posibilidad de hacer la mayoría calificada, lo cual replantearía de fondo el papel del Congreso y haría más sencillo y eficaz los cambios democráticos y justicieros que demandan los veracruzanos; la disyuntiva es clara: los intereses de Veracruz o los afanes exclusivamente partidistas. El PRI y sus aliados pueden llegar a contar con 15 legisladores, en una situación inédita; deberán acostumbrarse a ser minoría con todo lo que eso significa, tendrán que replantearse su papel; pueden mantenerse unidos o dispersarse, eso estará por verse; si actúan con responsabilidad no van a intentar  bloquear  nada, ganándose el reconocimiento social; es una prueba muy dura para ellos quedarse sin el gobierno y ser la parte más pequeña del Congreso, ya se verá si la superan o se van a la marginalidad, es cuestión de voluntad e inteligencia. 

El debate parlamentario con los discursos más variados y fuertes debe ser de altura, propositivo y de acuerdo a la coyuntura de Veracruz; todas las fuerzas legislativas deben honrar el mandato ciudadano y la representación popular; por álgidos que sean los debates, normal y conveniente, al final se deben privilegiar los acuerdos, con el consenso suficiente para que funcione un poder legislativo útil, eficaz y central en la vida pública de Veracruz. Los grupos mayoritarios tienen la más alta responsabilidad de conducirse con respeto, tolerancia y ser destacadamente propositivos; si lo logran estarán contribuyendo con sentido histórico a la transformación de VERACRUZ. Por lo que haga o deje de hacer esta legislatura dejara huella en la vida parlamentaria de nuestro Estado. Prefiero que haga mucho, que brille por sus discursos, por la defensa de nuestros intereses colectivos, que se gane nuestro reconocimiento y sea motivo de orgullo de una nueva política, de cambios profundo con sentido democrático. 


Recadito: 12 y 22 de octubre celebramos el 27 aniversario del MOPI-VER.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario