Translate

miércoles, 7 de septiembre de 2016

JORNADA HUASTECA




Manifestaciones diluyen la belleza de Xalapa
Jornada Huasteca
Livia Díaz
Entre unas y otras manifestaciones por apoyos o de repudio a políticas públicas, permanecen otras que ya se volvieron parte del paisaje.
En la capital del Estado de Veracruz a esto se suma la indiferencia al uso de los espacios públicos en el centro de la ciudad y su mantenimiento. Es lo actual la oferta de una ciudad sucia en la que es difícil transitar y en la que el cierre de calles, por parte del ayuntamiento, parece ir en armonía con el desorden. Ora para quitar el asfalto o para poner adoquines, el alcalde Américo Zúñiga Martínez no parece acertar nunca. Tampoco a la vista hay una contraloría ciudadana o si existe permanece silente ante el efecto de un día de vaguido por la vorágine que aquí se experimenta.
Para muestra basta contar que, en la víspera, un grupo de campesinos cerró la avenida Ruiz Cortines y la Xalapa, ubicadas en torno a la Secretaría de Finanzas, y la única calle con lateral para salir de la pesadilla de la interrupción del tránsito estaba cerrada por obras del ayuntamiento. 
(No le quiero contar lo que pasó cuando la única vía libre, la Lázaro Cárdenas, fue cerrada por esos grupos después de las 17.00 horas.)
En torno al Parque Juárez ya quitan un concreto y colocan otro. (Parece el mal de las capitales.) 
La vibración por las máquinas hace temblar al edificio del Palacio del Gobierno Estatal. El golpe que acalla un día y otro las voces que llegan pidiendo audiencia o justicia.
Esta área es en donde se espera o recibe a quienes tienen una inquietud o pendientes para resolver, conforme los derechos ganados por siglos de luchas civiles, hay más cada día, entre el paso de un mando a otro. Unos dicen por tener pendientes, otros para acelerar procesos. Otros dicen que temen que el gobierno saliente no les termine de cumplir promesas, etcérera.
Y es a unos metros de allí, en una rotonda, en que Las Musas permanecen atestiguando al tiempo. Las madonas de bronce, ahora espectantes y enceguecidas por cintas amarillas, son simples estatuas en torno al parque que se han quedado entre las máquinas y las plantas salpicadas de cemento, que son bañadas de vez en diario por la lluvia. Es ahora por la remodelación de la Zaragoza un área obrera con letrinas y contenedores que sirven de dormitorios o de oficinas. 
Pasillos entre áreas verdes de repente llenas de basura. Alimento de una Ardilla y una parvada de Tordos.
A unos metros este martes comían tacos grupos de campesinos y de taxistas. Es otra zona del conjunto. La avenida Enríquez, en donde el MUP permanece y ya hasta colocó una casa de campaña. Atrás y sobre la escalinata de la Catedral descansan, bajo sombrillas, algunos huastecos porque, los demás están pendientes de una manta que dice que tienen demandas de transporte mixto rural y de pasajeros para Tantoyuca y Chicontepec. Más al centro de la explanada de la Plaza Sebastián Lerdo de Tejada, sobre el templete que servirá para la celebración cívica en los días por venir, descansan la jornada unos taxistas que piden concesiones prometidas por el PRI. En tanto, unos chicos de la Red Veracruzana de Jóvenes, (que buscaron toda la mañana en donde ponerse, finalmente) abren su manteleta y la ubican sobre la escalera, a un lado de los de las sombrillas, esto atrás, modestos, (como para hacerse ver, sin estar en la calle. Sin estar expuestos a la inmensa metrópoli.)
@editorahuasteca

No hay comentarios.:

Publicar un comentario