Translate

miércoles, 25 de mayo de 2016

VIERNES 27 DE MAYO FILARMÓNICA DE BOCA DEL RIO





Música de Rimsky-Korsakov, Copland y Dvorák ofrece la Orquesta Filarmónica de Boca del Río

-Este viernes 27 de mayo a las 20:30 horas, bajo la dirección de Paul Polivnick


Boca del Río, Veracruz.- Bajo la dirección de Paul Polivnick, director originario de Atlantic City, Nueva Jersey, laureado del Festival de Música Nueva de Hampshire (del que fue Director Musical de 1992 a 2009), la Orquesta Filarmónica de Boca del Río ofrecerá una audición con obras de Nikolai Rimsky-Korsakov, Aaron Copland y Antonin Dvorák, este viernes 27 de mayo a las 20:30 horas en el Teatro “Fernando Gutiérrez Barrios” que se ubica en la zona Centro de Boca de Río.
El listado completo es el siguiente: de Rimski-Korsakov se interpretará Capricho español, opus 34; de Copland, la suite del ballet Primavera de los Apalaches, para cerrar con la Sinfonía número 8 de Dvorák.
Polivnick es un joven maestro de incuestionable experiencia que fungió como Director Musical de la Orquesta Sinfónica de Alabama durante ocho años; entre 1988 y 1993 fue Director Principal de Harmonia Classica de Viena, Austria, y ha trabajado como invitado al frente de orquestas como la Sinfónica de Londres, Filarmónica Real de Liverpool, ORF de Viena, Filarmónica de Cámara Checa, Nacional de Lille, Ensemble Orquestal de París, Filarmónica de Luxemburgo, Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña, Filarmónica Rusa de Moscú, Camerata de Kiev, Filarmónica de Brno, Sinfónica de Edmonton, Filarmónica de la UNAM, Sinfónica de Puerto Rico y las principales orquestas de Corea.
Fue Director Asociado con la Sinfónica de Milwaukee entre 1981 y 1985, y ha realizado numerosas grabaciones para las compañías disqueras Naxos, Harmonia Mundi, Albany, Nonesuch, Universal Music France, Harmonia Classica, Centaur y Christal. Después de estudiar violín y trompeta, ingresó a la Juilliard School en 1965 y en 1969 obtuvo su licenciatura como Director de Orquesta.
Como director de ópera ha encabezado numerosas producciones con obras de Mozart, Rossini, Verdi y Puccini, así como varios estrenos mundiales y con cantantes tan célebres como Marilyn Horne y Kathleen Battle.

Las obras que integran el programa
Reconocido como una de las grandes figuras del nacionalismo ruso, Nikolai Rimsky-Korsakov (1844-1908) fue oficial de la marina rusa durante varios años, lo que le permitió viajar por Europa, conocer España y sorprenderse con la riqueza musical de aquel país. Luego de abandonar este oficio fue que se dedicó de lleno a la composición y a la docencia. Desde 1871 y hasta su muerte fue maestro de composición e instrumentación en el Conservatorio de San Petersburgo, que actualmente lleva su nombre, y como director de la Sociedad de Conciertos Sinfónicos Rusos escribió su Capricho español, hacia el año 1887.
En esta obra no son tan sorprendentes los temas de origen español (aunque se había mencionado reiteradamente que en realidad no lo son), como la orquestación que les acompaña. Es un derroche de invención creativa que, además, contiene una enorme dificultad en para su interpretación. Actualmente es una de las piezas sinfónicas rusas de mayor celebridad
La suite “Primavera de los Apalaches” se derivó de la música que el norteamericano Aaron Copland (1900-1990) escribió para un ballet que habría de protagonizar la célebre Martha Graham, que se estrenó en la biblioteca del Congreso de Washington el 30 de octubre de 1944 y cuya trama apunta hacia las vivencias propias de los pioneros que colonizaron las montañas de Pennsylvania hacia inicios del siglo XIX. En 1945, Copland retomó su música del ballet para darle forma de suite orquestal y la dividió en ocho secciones. Así fue interpretada por vez primera por la Orquesta Filarmónica Nueva York bajo la dirección de Artur Rodzinski, el 7 de octubre de 1945, y en la actualidad se le contempla como una obra representativa del espíritu norteamericano. Ese mismo año, le fue concedido a Copland el premio Pulitzer por su música para el ballet.
La severa autocrítica que el compositor checo Antonin Dvorák (1841-1904) ejerció sobre su obra le condujo a destruir buena parte de su producción inicial, y sus primeras cuatro sinfonías se salvaron casi milagrosamente de terminar en el cesto de la basura. Por lo mismo, el compositor no incluía estas cuatro partituras en su listado creativo, y a ello se debe que hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX solo se numeraban las cinco restantes, de modo que la que hoy conocemos como Novena sinfonía, denominada “Desde el Nuevo Mundo”, fue durante mucho tiempo la número 5, mientras que la hoy Octava fue la 4.
La Sinfonía 8 es una de sus obras más frescas y rebosantes en libertad formal. Fue escrita en 1889, cerca de Praga, y estrenada un año más tarde en Alemania con dirección del compositor. Consta de cuatro movimientos y desde su mismo inicio se hace presente su indudable carácter bohemiano.

Para informes en torno de esta audición, se sugiere llamar al teléfono (229) 956 72 50 o acudir a las oficinas del Teatro que se ubica en la calle Revolución número 350. También puede consultar la página web: www.filarmonicadeboca.org.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario