Translate

martes, 21 de octubre de 2014

LOS MUERTOS VISITANDO LA TIERRA…

Una larga y sinuosa historia de Iglesia con los fantasmas

octubre 20, 2014

Los muertos visitando la Tierra es un hecho discutido pero que han experimentado santos.
Independientemente de si usted cree en los fantasmas, una cosa es segura, los informes de los visitantes de ultratumba están lejos de ser un fenómeno reciente, pero eran más frecuentes antes que predominara la mentalidad racionalista y cientificista, incluso en la Iglesia.

fantasma

Pero la Iglesia no se ha expedido sobre ello, a pesar de que muchos católicos manifiestan, inclusive sacerdotes, que es una herejía sostener que pueden venir almas a la tierra después de su muerte. Sin embargo varios santos han experimentado visitas de almas del purgatorio, por ejemplo el Padre Pío, Don Bosco, San Bernardo de Claraval, para mencionar algunos, sin que la Santa Inquisición antes y la Doctrina de la Fe ahora, lo hayan considerado una herejía.

DESDE LA NOCHE DE LOS TIEMPOS

En la Epopeya de Gilgamesh, considerada por muchos como la pieza más antigua de la literatura en el mundo, que tiene partes que datan dos mil años antes de Cristo, el héroe pide a los dioses para que vuelva su amigo Ea-Bani de entre los muertos.

Platón escribió acerca de las almas “que merodeaban alrededor de las tumbas y sepulcros” y visiones de “apariciones fantasmales de las almas que no han partido” en el Fedón.

Y autor romano del siglo I, Plinio el joven, contó la historia de “El filósofo y el fantasma” que puede haber sido el primer cuento de una casa encantada.

Culturas semíticas antiguas clasificaron tres tipos de fantasmas, de acuerdo con la obra de Bernhardt Hurwood “Pasaporte a lo sobrenatural”.

El primero, el “alma muerta sin cuerpo… vagabundos, perpetuamente itinerando sobre la faz de la tierra, a veces con mala intención, a veces no”.El segundo era un medio-humano, medio-demonio, nacido de la unión del hombre y un espíritu malo. El tercero, simplemente demonios malévolos.

SAN BERNARDO DE CLARAVAL Y SU HERMANA

Mientras que la Iglesia Católica nunca ha tomado una postura oficial sobre los fantasmas, el tema ha sido discutido a su interior durante siglos.

El cisterciense San Bernardo de Claraval del siglo XII escribió acerca de las visiones fantasmales experimentadas por su amigo, el primer santo irlandés canonizado formalmente, San Malaquías, arzobispo de Armagh.

Cuando la hermana de San Malaquías estaba viva, nunca se comprometió a verla porque “estaba muy repelido por su vida carnal”. Pero después de su muerte, Malaqúías oyó una voz en su sueño, diciéndole que su hermana estaba fuera en su patio y que no había comido en un mes. Cuando se despertó, se dio cuenta de que no había tomado la comunión “ya que había dejado de ofrecer el pan vivo bajado del cielo en su nombre

Él tomó la práctica de nuevo por el bien de su alma, y ??pronto vio como venía al umbral de la iglesia, aunque todavía no era capaz de entrar porque lleva un vestido oscuro. Mantuvo el ofrecimiento y pronto la vio por segunda vez, ahora vestida de blanco y en la iglesia, pero no podía acercarse al altar. La tercera y última vez que la vio, estaba “en medio del coro vestido de blanco, ataviada con un vestido resplandeciente”

“¿Entiende usted, lector, lo mucho que la ferviente oración del justo puede?”, pregunta San Bernardo. “¿No le parece que la oración de Malaquías tomó el lugar de un ladrón a las puertas del cielo, en el que una mujer en el pecado fue rescatada mediante la destreza de su hermano, lo que se le negó por sus propios méritos?”

¿ALMAS ATORMENTADAS, ALMAS DEL PURGATORIO?

Durante la Reforma, un abogado francés llamado Pierre Le Loyer escribió una pieza católica sobre el tema de los fantasmas, llamado “Los Cuatro Libros de Espectros”, que define tres maneras en que una persona que se ha encontrado con un fantasma podría dar sentido a lo que ha visto.

En primer lugar, es posible que simplemente haya estado equivocado, creyó ver algo que en realidad fue otra cosa. En segundo lugar, puede haber experimentado un ángel o un demonio tomando forma humana. O bien, en tercer lugar, puede haber encontrado un alma del purgatorio buscando ayuda.

El historiador de la iglesia Jean Delumeau ha escrito que en el pasado

la vida y la muerte no siempre parecían estar separadas por una división”.

Los fantasmas eran “almas atormentadas que venían en busca de alivio con la esperanza de que oraran por ellas”.

En Francia del siglo XIX, por ejemplo, la iglesia suministró esto con ciertas prácticas -indulgencias fueron asociadas a oraciones específicas para ser dichas en momentos específicos. Aquellos que compraban las indulgencias podían medir el tiempo de reducción del sufrimiento de sus seres queridos en el purgatorio.

Las historias sobre

“las almas inquietas de los condenados, de los que habían cometido un gran pecado, que habían sido excomulgados, que habían muerto sin el bautismo, o sin los ritos de funeral apropiados eran numerosas en toda Europa”, según Judith Devlin, autora de “La mente supersticiosa”.

Eran cuentos de fantasmas que volvían

“para hacer restitución por algún mal hecho en la vida, o para castigar a los parientes extraviados en la tierra.”

Una práctica común en el siglo XVII en Francia fue erigir cruces en los cruces de caminos para que los muertos fueran capaces de encontrar su camino a casa. Algunos mantenían el calor del fuego durante la noche y sillas a su alrededor para las almas de los muertos. Algunos alimentos, incluso se dejaban al lado en caso de que los fantasmas estuvieran hambrientos.

UNA VISIÓN PSICOANALÍTICA

El famoso psiquiatra y psicoterapeuta suizo Carl Jung (1875-1961) llama a los fantasmas “hechos psíquicos”, pero estaba menos interesado en saber si los fantasmas eran reales o místicos de lo que estaba en las cuestiones psicológicas:

“¿Exactamente quién es el que ve a un fantasma? ¿Bajo qué condiciones psíquicas lo ve? ¿Qué significa un fantasma por su contenido, es decir, como símbolo?”

“Un componente integral de cualquier experiencia numinosa nocturna es el oscurecimiento de la conciencia, la sensación de que uno está en las garras de algo más grande que uno mismo, la imposibilidad de ejercer la crítica y la parálisis de la voluntad”, escribió Jung.

“Bajo el impacto de la experiencia, la razón se evapora y otra energía toma espontáneamente el control, un sentimiento más singular que atesora un tesorero. Esto, de hecho, es el propósito incomprensible de la experiencia para hacernos sentir la abrumadora presencia de un misterio”.

PERO LA EXPERIENCIA DE FANTASMAS SUBSISTE AÚN EN SANTOS

Gary Jansen, autor del “Espíritu Santo”, dijo que hay una gran cantidad de evidencia histórica que sugiere que los avistamientos de fantasmas han ocurrido con bastante frecuencia durante un largo periodo de tiempo y que estas “experiencias son reales.”

La idea de que los espíritus vagan por la tierra, porque no pueden cruzar es una teoría común y

probablemente proviene de la idea de la tradición católica que la mayoría de las personas que mueren tienen que hacer algún tipo de penitencia en la otra vida, dice.

Jansen señala que San Agustín habla de “lo que parece ser la actividad de seres fantasmales en un hogar” en la “Ciudad de Dios”. Y San Juan Boscotuvo un encuentro con un compañero muerto en un dormitorio de la escuela.

Sin embargo, Jansen aconseja precaución.

“Esto no quiere decir que todo el que dice haber visto un espíritu lo ha hecho”, dice. “Pero sí sugiere que algo fuera de lo común está sucediendo para muchas personas.”

Fuentes: US Catholic, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario