Translate

miércoles, 10 de septiembre de 2014

RIO SONORA, ESCUSADO QUÍMICO-INDUSTRIAL DE GRUPO MÉXICO

http://infonogales.files.wordpress.com/2014/08/1023454.jpghttp://bienestar.salud180.com/sites/default/files/styles/verticalsmall/public/imagenvertical/2014/08/rio.jpg?itok=Tt1dENnu

Río Sonora, escusado químico-industrial de Grupo México

Por Víctor Manuel Estupiñán Munguía*

 

“La Tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la codicia de cada hombre”  

Gandhi

Con el magno-ecocidio provocado por Grupo México el 6 de agosto de este año en “Buena Vista del Cobre” en Cananea Sonora,  con derrame de supuestamente  40 mil metros cúbicos (la sección de mineros del lugar señalan que fueron ¡240 mil metros cúbicos!), de venenos de ácidos ferrosos, arsénicos y otros; reconvirtieron al Río Sonora y sus ecosistemas al mayor ESCUSADO químico industrial de México y, quizá de los más grandes del mundo.

Desgraciadamente dicho escusado mortal comprende ¡más de 270 kilómetros! Abarcando dos ríos, el “Río Sonora” y “Río Bacanuchi”, así como infinidad de ramales de arroyos y tinajas.

¿Cuánto vale contaminar un río así de largo? ¿Cuánto cuesta arrasar a corto, mediano y largo plazo las vidas de miles y millones de seres vivos, tanto de ecosistemas de vegetales y animales? Hasta las mieles silvestres y las colmenas están en peligro mortal.

¿Cuánto vale pulverizar la marca formal e informal de “Río Sonora”, donde vidas de generaciones tras generaciones han invertido en el establecimiento de ella?

 

 

 

¿Cuánto vale destrozar el arraigo, es decir, los lazos primarios a la micromatria, a la Madre Tierra?

¿Cuánto vale  la Identidad Social Comunitaria de toda esa gente, que suman algo así como 24 mil personas en las más profundas de las zozobras y desesperación?

¿Cuánto vale vivir muchos años menos o décadas de vida, producto de la tristeza y desesperanzas?

Semejantemente a lo que ocurrió en los tres pueblos inundados por la presa “El Novillo”, donde muchos abuelos y gente adulta murieron al poco tiempo de vil tristeza producto del desarraigo, todo ello bien documentado en testimonios con nombres y apellidos y hasta en tesis profesionales.

¿Cuánto vale  la destrucción de formas y de asentamientos de vida social milenaria, en otras palabras, destrucción de formas tradicionales, costumbres y rituales de sus moradores?

¿Cuánto vale cambiarles de un día para otro el sentido de vida a esas 24 mil personas? ¿Cuánto cuesta vivir con lo que más se quiere, es decir, con los hijos sabiendo que se están envenenando poco a poco?

¿Cuánto vale arrebatarles y desarraigadles el futuro a todas esas familias?

¿Cuánto vale contaminar una presa estratégica y dejarla inservible como “El Molinito”, en un semi-desierto de los más inhóspitos del mundo como es el de Sonora (el cuarto en el mundo), una presa que es  patrimonio y su construcción fue pagada con los impuestos  de sonorenses y hermosillenses?

¿Cuánto vale los cientos o miles de años sumados de “vida-hombre” menos  y, acumulados de sus 24 mil habitantes, tanto de adultos, niños y jóvenes, los cuales lo más probable es que en 5, 8 o diez años empiecen a morir masivamente de leucemias, cáncer en piel, huesos, pulmones, complicaciones respiratorias, asmas, entre más?

A esa forma diluida, de camuflaje y escurridiza de enfermarse y morirse socialmente tras de algunos años, es a la que le apuestan los diversos responsables del magno-ecocidio de la Mina de Cananea “Buena Vista del Cobre”.

Sabemos que mucha gente adulta además de sobrevivir en las miserias y crisis de la economía mexicana sonorense hoy, vive además profundamente afligida, con insomnios, enferma con la constante preocupación de todo lo que implica no contar con suficiente agua. Anteriormente la lucha por la sobrevivencia era por conseguir comida, hoy, también lo es el agua.

Como vemos, la magnitud del problema de la contaminación del Río Sonora y Bacanuchi no tienen precio, ninguna cantidad es suficiente, ninguna alcanzaría  para pagar el gran daño irreversible provocado a la Madre Naturaleza, a la sociedad sonorense, a México y, al mundo mismo, debido que tarde que temprano, dicha contaminación venenosa llegará  al mar, patrimonio de la humanidad misma.

Se habla de diversas  penalizaciones a la minera del Grupo México, ¿Y a los diversos funcionarios estatales y federales que “se durmieron en sus laureles” o, que los durmieron con canonjías y prebendas  qué? ¿Dónde quedaron las medidas cautelares o, “Plan B”, para el caso de que se derramara el “jale” de la mina? Se debe de castigar por omisión a los que no cumplieron con sus tareas y protocolos de seguridad, además ganan como políticos de primer mundo o más.

Esa contaminación es el peor ESCUSADO abierto en tierras mexicanas y sonorenses, puesto que representa mortal e inmundamente un sacrificio al dios de la avaricia, al de la codicia y acumulación sin fin.

Es comulgar  con cáliz del desarrollo deshumano del capitalismo salvaje. El cual por cierto nunca trae aparejado un verdadero desarrollo integral, sino que por un lado un polo fomentando un desarrollo para unos cuantos y, por el otro, dejando un subdesarrollo, pobreza extrema y, desbastadora violencia ecológica. Esa es su racionalidad, su lógica, ponderada por la ley de la ganancia y explotación. Este crimen contra la humanidad queda sintetizado en una expresión real y muy dramática:

“Más vale que le den un pinche balazo a uno, en la frente.”

Habitante de Bacanuchi Sonora

Por otra parte, vemos como la brigada del Grupo México porta botas de hule, guantes, gafas de plástico, pantalones hulados o de plástico, cascos, entre más, en cambio, la brigada compuesto de señoras, señores, así como jóvenes, no cuentan con nada de protección. Con estos simples datos nos damos cuenta del desprecio de la vida y, de la gran ignorancia del Grupo México, así como también de las autoridades estatales de Protección Civil y federales en permitir laborar de tal manera, incluso, los Derechos Humanos.

Dicen los voceros de la mina que los productos lodosos de la contaminación de ambos ríos los están recogiendo y, llevándoselos a la mina de Cananea pero ¿Cómo confiar en sus dichos si ellos desde el principio mintieron una  y otra vez y, otra? ¿Acaso a los funcionarios y encargados de Protección Civil estatal y federal les constan los retiros debidamente? ¿Están y allí permanentemente y les están dando seguimiento protocolarios?  ¿Acaso no tenemos el derecho de dudar después de tantas mentiras y, que sólo lo estén removiendo de un lugar a otro ocultándolo?

Un Ingeniero de la Unison, especialista en el manejo de agua, me comentó en la primera semana que él había realizado la maestría en Israel y, que según los datos que se estaban obteniendo pensaba que para que se limpiara bien el Río Sonora, necesitaría más de 100 años. Y que las consecuencias o impacto en la salud empezarían después de los 5 y 8 años, así como los posteriores.

Así, mientras que no se le reconozca  en forma respetuosa la maternidad a la Tierra, es decir, adoptar filosóficamente que nosotros somos propiedad de la tierra y no viceversa; seguirán las conductas violentas  y destructivas contra el género humano. Dicha posición bien comprendida y asumida por los diversos pueblos indígenas del mundo. No así por los blancos y, sobre todo por los judíos que introdujeron una filosofía ecológica o antropomorfismo que nos hace pensar en que el hombre puede disponer del medio ambiente y sus criaturas como le venga en gana, he aquí Génesis 1:26

“Al ver Dios tal belleza, dijo:

Hagamos ahora al ser humano

tal y como somos nosotros.

Que domine a los peces del mar

y a las aves del cielo,

a todos los animales de la tierra,

y a todos los reptiles e insectos”.

Dándonos así una postura egocéntrica, depredadora y narcisista.

Sabemos que los que se encargan de la acumulación enfermiza de capital no reconocen a conciencia de que la Tierra, como todo ser vivo, posee el mecanismo defensivo de implementar la reacción filáctica al reciclar sus “malestares”. Auto regulándose mediante trombas, temblores, tsunamis, maremotos, tifones, tornados, chubascos, volcanes en actividad, entre más. Parece que es más importante el dinero que vivir dentro de las leyes verdaderas de la Madre Naturaleza.

Con los acelerados procesos contaminantes por parte de las grandes industrias y capitales todos poderosos en el mundo entero, debemos recordar con suma humildad que: “Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta que no puedes comer dinero.”

Sabiduría indoamericano

El poder desmedido del Grupo México no sólo transformó el Río Sonora y Bacanuchi en escusados químicos industriales, sino que también en excusa-dos de políticos, funcionarios y gobernador.

Pero ante la reducción del Río Sonora y Bacanuchi  a un vil ESCUSADO, el gobierno y algunas autoridades estatales y federales se esfuerzan en reconvertirlo en algo “accidental”, es decir, en un asunto EXCUSA-DO, como el gobernador Padrés, mediante el recurso de la intrascendencia mediática donde lo vimos en tv., comiéndose tan sólo un jamoncillo. Otro es el Senador Pancho Búrquez Valenzuela que declaró: “…no satanizar a la empresa Grupo México ante dicha desgracia…” o, cuando se refiere a su justificación diciendo que fue por causa de “fuerzas de la naturaleza”.

Propuestas:

1.- Por el Derecho Constitucional a la Salud, toda familia independientemente del número de sus miembros que demuestre su origen y domicilio habitacional en cualquier municipio de los siete afectados se les debe de indemnizar con una cantidad equivalente a cuatro millones de pesos, para que decidan salir o permanecer de sus aposentos y, en el primer supuesto puedan adquirir una vivienda digna y, así como poder establecer un pequeño negocio a la manera de avío, en el lugar que escojan de Sonora. Sabemos que a la larga les puede salir más caro, puesto que en tan sólo un mes los daños ya se calculan en más de 2 mil millones de pesos.

2.- Limpiar a conciencia el cauce del Río Sonora y Bacanuchi, no importa el tiempo y los años que se lleve repararlos y sanearlos hasta donde sea posible. Es decir, implementar estrategias a mediano y largo plazo y, no darle una “rasuradita” por encimita como lo está haciendo el Grupo México nomás para disimular. Por ejemplo, una campaña de reforestación intensiva y extensiva a las riveras de dichos ríos afectados, entre otras.

3.- Además, pensando en verdadera justicia rotundamente se le debe cancelar el permiso y, se les debe de dar a los 7 municipios desechos  incluyendo el de  Cananea, como contraprestación e indemnización a los daño incuantificables recibidos, para la extracción debida con métodos no agresivos y supervisada por  un Consejo Administrativo Multidisciplinario y académico.

¿Cómo seguir confiando en una empresa que mintió desde el principio al decir que la causa del derrame había sido “por lluvias atípicas”, luego siguió mintiendo reiteradamente al señalar que sí había avisado a tiempo sobre el derrame (siendo que al principio pretendió ocultarlo); que inmediatamente se había hecho cargo de brindarle apoyo a los habitantes de los municipios afectados; que la empresa era una “empresa limpia”, entre otras mentiras más.

Ahora bien, independientemente de los daños particulares y comprobados de ganaderos, rancheros, granjeros, campesinos, parceleros, jornaleros, comerciantes, queseros, lecheros, mieleros, jamoncilleros, etc., los cuales también deben de ser resarcidos.

¿Usted le cree a Grupo México?... yo tampoco.

¿Y al gobierno de Sonora?.... (                                           )

Por ello si no hacemos nada,  al paso que vamos, al final de nuestra desgracia hasta la última lágrima que derramemos estará contaminada por el Grupo México.

La contaminación continúa, la acumulación y estupidez también…

* Víctor M. Estupiñán Munguía: Pensador por distracción Cósmica, contador de estrellas por insomnio creativo, pintor de sueños por terapia humanista, especialista en transgredir las reglas ortográficas de la Real Academia Española, con neurosis cultural debido a que no puedo crear poemas que lleguen al corazón, víctima de la libertad, democracia y ecocidio del capitalismo bárbaro, pero con licencia de la Madre Naturaleza para cortar flores y olerlas.-  Miembro de S.I.P.E.A. (Sociedad Internacional de Poetas, Escritores y Artistas)- Sonora “Por la paz del mundo”           victor-79@live.com.mx

No hay comentarios.:

Publicar un comentario