Translate

sábado, 3 de junio de 2017

SEXTA CARTA A DESTIEMPO A UN AMOR FURTIVO



Me gustas de frente y más de espalda...para que no me veas llorar de amor... fragmentos del corazón. Nina.

Una vez más la cabaña se tiñó del color de mi amor, el calor era insoportable; tu espera se me hizo muy larga y eché más leños al fuego, tu ausencia me hacía arrojar automáticamente los troncos con olor a pino  , el crepitar en la chimenea,  era una de tantas  maneras de interpretar tu voz y también  tus silencios.
Digo bien, se tiñó del color de mi amor, del tuyo aún no sé en qué tonalidades puedo pensarte, te he pedido que seas expresivo, pero todo lo guardas, sometiendo al deseo, a las ansias y al mismo amor en una cárcel que tu mismo has creado; por un momento te sentí mío, tan mío, que las alas del tiempo se detuvieron en el instante preciso para poder disfrutar una vez más  tu cuerpo de todas formas.

Te amé más de una vez, tus ríos interiores corrieron salvajes en mi, me inundaron de tu luz , habló Dios y quedaron grabados los mandamientos de tu corazón en el mío, mientras la zarza ardía y la cabaña se inundase de sonidos, mis dos pezones entraron rendidos en tu boca y tu arrebato dejó pequeñas llagas  que  desde  aquella noche  se disfrutan.

Yo, a diferencia tuya, no someto mi deseo de tenerte, mi sexo se estremece cada vez que pienso en nuestros encuentros y los efectos de mis pensamientos estremecen mis recuerdos.
No sé, si el saberme  incondicionalmente tuya, nos haga mal, y solo me busques cuando el deseo te apremie, a mi, me apremia el deseo de tu cuerpo , de querer escalar la cima y resbalarme por lo mismo  en el sudor de tu piel,  me apremia el deseo de hacerte felíz, de contemplarte entero, me gustas de frente y más de espalda...para que no me veas llorar de amor; la luz se ha ido, la contaminación lumínica no me ha  permitido  ver en la ciudad un cielo estrellado, por eso mismo  el aliento del bosque, la cabaña y yo, somos uno, las paredes cada vez se impregnan más de ti, muchas cosas nos unen más que nos separan, tu sudor era yo, desde que el mundo fue creado ya estabas en mi, cuando sedienta te bebí y tu cuerpo se estremeciera, tu eres yo, nada nos define en el mundo, porque el mundo nos debe los tiempos idos.

Siempre, siempre me estremeciste y lo sabes, te es difícil aceptar ésta pasión del amor, y lo entiendo, pero tienes que creerme, tienes que dejarte ungir con el vino ritual, para que lenta y tiernamente, mis labios y mi lengua  exploren  tu cuerpo y me embriague de ti,  me gusta observar  cuando con los ojos cerrados disfrutas las caricias que te prodigo convencida que tu eres mi amor, el que se me escapó de las manos, el que ha cambiado mi vida.

Ceder al amor, te hará más fuerte ante el mismo amor, habrás deseado,  pero jamás el sexo sin amor será la combinación perfecta, ni tendrá la consecuencia lógica de un corazón que no te olvida.

Más no puedo amarte, más no  debo amarte, hasta que tu orgullo o indiferencia cedan ante no sé qué de tu pasado que quizá te agobie...más no puede un alma, cuando de rodillas mi cuerpo  te dice ¡ te amo !

Intensamente tuya

P.D.  Las sombras de esa noche, conjuradas por tu presencia huyeron hacia las estrellas y las estrellas con su luz blanquecina, viajaron de tu cuerpo al mío.
Charito   By Nina


No hay comentarios.:

Publicar un comentario