Translate

jueves, 8 de junio de 2017

SÉPTIMA CARTA A DESTIEMPO, PARA MI AMOR FURTIVO







Eres la columna de nube y  fuego que alumbra este  peregrinar por mi desierto, pero también cuando dejo de verte, adoro el Becerro de Oro de mis locos pensamientos...


Querido mio:

A fuerza de negarte, he llegado a pensar que en realidad eres intangible, yo misma estoy creyendo que no existes, sé que estás ahí, del otro lado de la raya invisible que nos ha marcado la vida, no existe nanosegundo que no piense en ti, cuestionada la misma vida por tus ausencias-presencias, recuerdo aquel día cuando te tuve cerca, ¡ Que difícil fue para mi no abrazarte y decirte cuanto, cuanto te había amado desde siempre!. Eres la columna de nube y  fuego que alumbra este  peregrinar por mi desierto, pero también cuando dejo de verte, adoro el Becerro de Oro de mis locos pensamientos  y dejo de creer que mi amor, que es lo único que puedo ofrecerte, se diluye y  no significo nada para ti, ni tan siquiera tomes en cuenta el placer que puedo brindarte y el que comparto contigo cuando te tengo, cuando realizo  con tu cuerpo mis diversas fantasías.

Mi piel destila tu aroma, es el perfume inconfundible en la mujer, la marca del hombre, de mi hombre¡ Tú!, no existe nadie más,  porque tu me das todo lo que yo deseo, mi boca se deleita cuando te beso y se calla cuando tu hablas, porque escucharte hablar es igualmente mi pasión.

Esta carta deja de ser a destiempo y al mismo tiempo lo sigue siendo, porque ambos nos encontramos ya, quiero decirte que ejerces sobre mi persona una fascinación peligrosa, no quería darte el poder de mi vida y sin embargo ya lo tienes, tácitamente te lo otorgué.

Si, es cierto que jamás te pedí que me amaras, solo quería disfrutar y amar a mi manera, al hombre al cual el destino le dio otro camino, pero cuando te tengo cerca, no hay mayor disfrute que atenderte, veo  que todo esté en orden, a pesar que la cabaña, está habilitada para las parejas de amantes, como tú y como yo.

Hay una especie de complicidad de parte del encargado de la cabaña, cada vez que llegamos aparecen los objetos de nuestro primer encuentro y no sé que magia existe, que el aroma de tu cuerpo plasma  huellas que el tiempo que dejamos de vernos, no logra borrar.

Quiero decirte que más allá de los años, más allá de la piel, te sigo viendo adolescente, el Dios Cronos, me devuelve tu mirada y Charito, te vuelve a amar, y a decir rebelde que si no se casaba contigo, con nadie nunca más se casaría, luego te perdí...fuiste por un tiempo inalcanzable, disfrutaste otros cuerpos, pero yo te amaba así, te amo con tu pasado, presente y futuro; un futuro en el cual no sé si estaré en tu pensamiento, y aún así, te reclamo como mío, porque sé que puedo hacerte feliz, aunque sea unas horas.

Y  Nina, la que hoy te ama profunda y sinceramente, te repite: ¡ Te amo!  ¡ Te amo! que el deseo se entreteje con  ternura y  pasión, que tomes en tus manos el latir de mi corazón, que escudriñes mi alma, y que todo lo que hemos vivido sea  poco a mucho, en estos encuentros furtivos, sea la pauta para lo que tenga que seguir, aún con el temor de no poder verte ya, tu sabes que el último amor es el más poderoso en la vida y tu fuiste mi primer amor, el único, el que ha dado luz a mis ojos y a mi vida en  la plenitud de tu sexo, una ocasión me preguntaste quien había sido mi primer amor, solo sonreí... mi gran  amor, preguntándome sobre él mismo...¡ Que maravillas tiene la vida!! ¡¡Eres mi último amor!! ya no hay más, tontito, ya no hay más...ni lo habrá,  contigo cierro las páginas de mi historia porque logré encontrarte, lo que venga  es puro amor para ti, si lo aceptas.

Intensamente tuya.

Charito By Nina.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario