Translate

domingo, 4 de diciembre de 2016

CUARTA PARTE " AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO"


Memorial
A mi Comandante Spectrum H

La gente que te apreció, no te ha olvidado, recuerdan tu forma de ser, tu amistad, tus buenos consejos, hubo gente que no te quiso, que se burlaba de ti, de tu forma de ser y tus silencios; no eras de pleito eras de palabras, pero a veces éstas ni siquiera salían pues te controlabas demasiado; muchas veces me aconsejaste que aprendiera a discutir, pues a veces me exaltaba y cuando eso pasa la extensión de las palabras y las frases, más nos hieren a quienes las decimos, que a quienes van dirigidas.
¡ Te extraño mucho !  compartíamos tantas cosas... abundantes charlas  sobre periodismo, que abarcaban muchos temas, fuiste pues mi colega, me cuidabas como si fuera tu hija, fuiste un pequeño, papá... y además un hermano; tú decías que así me recordabas,  cuando por necesidad te cuidó mi mamá, cada fin de semana te iba a ver a la patria chica y me ubicabas más como tu hermana que como tu mamá; cierto... el mérito lo llevó mi mamá, te cuidó más que a su propia vida, no discuto que la consideraras como madre, porque lo fue de todos su nietos.
Te acordabas de ciertas cosas como el que te bañara con agua de botellón, no fuera que con el agua corriente te fueras a llenar de ronchas y granos...¡ esa era mi mamá!..
Te extraño con coraje, me siento culpable de algo que no sé, quizá porque obediente como eras conmigo, te pedí que regresaras de Querétaro  donde laborabas  y lo hiciste, quizá torcí tu destino...

Hace unos días, me dijeron algo que me lastimó mucho, " Alguien lo entregó a la muerte"  su deceso no fue natural, se la provocaron; no lo había querido reconocer, tampoco aceptar pues se rebela uno ante este tipo de cosas, pero frente a tu cuerpo sin vida, pensé lo mismo y  le pedí al Creador, que se te hiciera justicia, fue extraño que cuando requerimos de auxilio no hubiera ninguna ambulancia, ningún sacerdote, y la esperanza de vida murió contigo, me rodeé  con tus brazos en un postrer abrazo, tu hijito al darse cuenta de mis gritos,  te movía con sus escasas fuerzas, y te gritaba ¡ Papi no te mueras, soy tu hijo, respóndeme!, yo, no sabía si poner en segundo lugar mi dolor, abrazar a tu hijo, dejarte solo en tu lecho de muerte, la casa se llenó de policías estatales, ministeriales, municipales...de dolor y ausencias.
Estoy creyendo lo que me dijeron... ¿Quien pudo haber deseado tu muerte?  ¿Perdón, para quien lo hizo?  ¡ No!  no puedo, no puedo hablar de perdón, sin que Dios haga justicia, porque veré pasar el cadáver de tus enemigos, frente a mi puerta, y si eso te hicieron, la estrategia mi Comandante es, Ojo por ojo, hijo por hijo, solo es cuestión de tiempo, la vida se cobra caro y el mal se regresa tarde o temprano...
Quien mal  te causó y segó tu vida,llena de anhelos y planes para el futuro, lo pagará, mis lágrimas no serán en vano ... hoy como nunca sentí una soledad apabullante, una soledad que solo Dios sabe sentimos las madres que hemos perdido un hijo. te amo hijo,  Así en la tierra como en el cielo, sigues estando en los brazos de mamá Teteye, ella te cuidará, al igual que todos los familiares quienes ya no están en el mundo,  gracias mi amor, por tu filial cariño, cuídanos a tu hijito y a mi.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario